Maquillaje Natural ¿Cómo conseguirlo?

Han sido varias las ocasiones en las que me habéis preguntado cómo conseguir un maquillaje de acabado natural pero que, a su vez, cubra esas pequeñas imperfecciones como, por ejemplo, los granitos. Seamos sinceras, la genética es caprichosa y no todas tenemos una piel lisa, con un tamaño de poro reducido y casi sin imperfecciones. Por ello, tengo que decirte que, si como en mi caso, tu piel no es perfecta y también sufres de textura o ciertos brotes de granitos, este post es para ti. Anota bien estos tres tips. Después de leer este post, vas a poder conseguir el acabado de maquillaje natural que siempre has querido:

Escoge bien los productos con los que preparar la piel

Siempre lo digo, pero es que es un paso decisivo. Preparar la piel va a marcar como va a ser el acabado del maquillaje.

Si tu piel es seca, utiliza una crema hidratante y nutritiva (Skin Food de Weleda es una de mis favoritas). Si quieres que el acabado sea aún más luminoso, añade unas gotitas de aceite, por ejemplo, el de escualano de The Ordinary.

Por el contrario, si tienes piel grasa, lo ideal es que uses una crema hidratante para tu tipo de piel y, además, una crema o primer que aporte luminosidad pero que sea libre de aceites, mi favorita es la Strobe Cream de MAC, aporta luz sin añadir grasa.

Usa una base de cobertura media y aplícala con beauty blender

Después de preparar la piel, llega el turno de la base. Como tenemos una piel con imperfecciones, lo ideal es utilizar una cobertura media (si tenemos una piel lisa con una cobertura baja nos bastaría). Para que el acabado sea más natural utiliza una beauty blender (una esponjita vamos) humedecida y aplica a pequeños toques. De este modo, ¡Se cubrirán la mayoría de imperfecciones y el acabado será muy natural!

Mis bases favoritas de este tipo de cobertura son: en versión low-cost Acord Parfait de L’Oreal (También conocida como True Match) y en versión alta gama L’essentiel de Guerlain. Aplicadas de este modo, ambas dejan un acabado precioso.

Corrige las imperfecciones que queden cuando ya esté terminado el maquillaje

Así como lo lees. Como ya te he comentado, con la cobertura media de la base que utilices vas a «esconder» la mayoría de imperfecciones. Olvídate de las que quedan visibles y termina tu maquillaje. Una vez acabado, utiliza un corrector denso (tipo stick o en crema) que sea de un tono parecido a la base (si es para tapar granitos rojos, el subtono es mejor si es amarillento). Aplícalo justo encima de la imperfección y difumina los bordes. Te aseguro que este truco es infalible. Es verdad que el volumen, cuando hablamos de granitos o inflamación, sigue estando ahí. Pero el hecho de neutralizar las rojeces o manchas y unificar el tono, da una apariencia mucho más fresca y natural.

TIP EXTRA: Prioriza el uso de productos en crema (coloretes en stick, iluminadores líquidos..) Se integran mejor en la piel y el acabado es más natural que el de los productos en polvo. Y si sellas, usa polvos traslúcidos.

Si te apetece ampliar el tema y ver algunos de estos tips en acción, puedes ver este vídeo de mi canal de Youtube:

Hasta aquí el post de hoy, espero que hayas aprendido algo nuevo. Si pruebas estos consejos, no dudes en decírmelo en los comentarios o a través de mis redes sociales. Y, por supuesto, ¡No olvides compartir tus trucos! ¡Estaré encantada de leerlos y de intercambiar opiniones!

Con Cariño,

Arpa Art.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.